Serie: Explicando el Apocalipsis. El Mensaje a la Iglesia de Éfeso

Share

AMISHAV, Mi Pueblo Regresa

Por Yosef Sánchez.

El nombre “Éfeso” tiene que ver con el término “Querida” y ésta era una comunidad muy celosa por la doctrina y a cada comunidad el Señor le dice que tiene una características que son correctas pero que también tiene otras características que no están bien; Apocalipsis 1.- 2 Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; 3 y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado. 4 Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. 5 Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.

Si analizamos a nivel sod (nivel profundo de interpretación), la característica que tenía ésta comunidad, ésta comunidad de Éfeso representa a la comunidad del primer siglo, si analizamos el celo que tenían los apóstoles con los gentiles que estaban llegando y que estaban muy afanados en que se siguiera al pié de la letra era la doctrina precisamente, la Escritura, eran muy celosos por la ley, el apóstol Pablo mismo era muy celoso por la ley, los gálatas igualmente celosos en muchos sentidos por la ley lo cual no está mal, no está mal ser celoso por la ley, Yeshúa (Jesús) habló acerca de los escribas y fariseos en el sentido de que eran celosos por la ley, que diezmaban el comino, la menta, el eneldo, es decir que iban más allá de la letra de la ley con tal de ser muy meticulosos en la observancia pero Yeshúa les dijo: Pero han olvidado los aspectos más importantes de la ley, la justicia, la misericordia, la fe…Es decir, está bien ser celoso por la ley para contigo mismo pero tenemos que tener cuidado de no mantener ésa actitud hacia aquellos que no conocen, eso fue lo que le pasó a ésta comunidad, muy celosa checando quien trae la doctrina pero has dejado tu primer amor.

 ¿Y quién es nuestro primer amor? ¿Quién nos sedujo y puso en nuestro corazón el deseo de guardar los mandamientos? ¿Quién es el que te estimula a querer guardar la ley? Nosotros le amamos a él porque Él nos amó primero. Así que si te olvidas de que es Él que pone en ti el querer como el hacer y te olvidas de que Él es quien te estimula para hacer las buenas obras y si empiezas a pensar que eres tú el que es justo y que por estar guardando de manera legalista llega el momento en que pienses que para qué necesitas a Yeshúa (Jesús)… Eso mismo una vez que sucede y que tratas de brillar con tu propia luz, simplemente no sucede, no puedes porque no tienes luz propia. Tú y yo no tenemos luz, nosotros solo somos el reflejo de su luz y la única manera en que vamos a poder alumbrar a otros es si reflejamos lo que él es, no atribuyéndonos a nosotros mismos justicia, porque dice la Escritura que delante de Él nuestra justicia es trapo de inmundicia, de manera que es su justicia y su fidelidad la que representamos ante el mundo, así que está bien ser celoso, sin embargo no debemos olvidarnos de nuestro primer amor, porque es Él quien nos trajo.

Para más información escriba solicitando información a:
salvacion7777@gmail.com

Entérese cómo usted mismo puede tener un instituto bíblico en su propio hogar.
Bendiciones a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.